Translate this site

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Al niño Jesús no le gustan las boquitas sucias


Los niños lindos de la escuela juegan a Juan Farolito. Los niños y las niñas lindas son de buenas familias y juegan en el pasado a Juan Farolito.
Juan Farolito
Juan Farolito
Brinca la tabla
Y tira un peito
¡Ah! Los niños lindos no dicen cosas malas. Los niños buenos miran al cielo y dicen sus oraciones para que Jesús los haga pensar cosas bonitas. Lo peor del mundo es tener niños de boquitas sucias. Las boquitas sucias no llegan al cielo.

Jaime Carrero (El hombre que no sudaba)

¡FELIZ NAVIDAD!

lunes, 14 de diciembre de 2009

No hay horizonte


No hay horizonte. No se levanta sobre las colinas que rodean la ciudad, ni asoma entre las rendijas de las viejas casuchas de los mineros, ni se eleva sobre la cima de los pozos de la mina. Hace mucho tiempo han tendido una carretera, han perforado los pozos, han construido las casas de madera de los mineros, han levantado las tiendas de la Compañía y hasta han edificado una iglesia. Desde entonces la ciudad es un pozo sin fondo. Los salarios salen de la mina y terminan en los engranajes de la Compañía; con lo que uno gasta en el bar de la Compañía, en comer, en vestirse y pagar el alquiler, no queda nada. Todos los horizontes desaparecen en el ascensor de la mina.
Se aprende pronto ¿Qué otra cosa se puede aprender cuando el padre ha muerto en la explosión de un pozo? Hay cosas que no pueden evitarse y una de ellas es que, en la ciudad de la Compañía, el hijo mayor se hace cargo de la familia si muere el padre.
Los mineros se alzan de hombros. Es el mayor de la familia y eso basta

"Los desnudos y los muertos" Norman Mailer

viernes, 4 de diciembre de 2009

Foto de vacaciones



Orosia Sarasa
"Bajo el volcán"
Öleo sobre lienzo




Todo era propicio.
Cerca del mar,
lejos del pueblo,
cerca del cerco
de dos soledades que se desmoronan,
se oye el tintineo
de un campanario,
después, de un excitante silencio
nos dejamos de risas y miradas.
¡Y nos pusimos a pecar como ángeles!

viernes, 27 de noviembre de 2009

Naciste libre


Damián
Una mujer en la ventana


Jamás permitas que un hombre te esclavice: naciste libre para amar, y no para ser esclava. Jamás permitas que tu corazón sufra en nombre del amor. El amor nunca te exigirá sufrimiento. No permitas que tus ojos derramen una sola lágrima por alguien que nunca te hará sonreir.
Anónimo

lunes, 23 de noviembre de 2009

Un faro de tierra adentro







En lo alto del faro,
mientras todos se emborrachan en los festines,
o corroen su envidia en las duras jornadas de trabajo,
o acaso buscan sus puñales secretos
para degollar al niño desconsolado que ellos fueron,
la mirada rauda de visiones
persigue el rumbo, en intemperie desconsolada y altiva
de los navíos futuros.
Y preguntar a la sangre el porqué del olvido
e indagar las primaveras que nacen del sollozo terrestre
y la melancolía que hila el atardecer solitario de los cielos.
Acariciándolo todo, destruyéndolo todo,
hundiendo su cabeza de espada en el pasmo del Ser
sabiendo de antemano que nada es la respuesta.
En lo alto del Faro.
La voz del poeta.
Incansable holocausto.


Poema: Miguel Labordeta (La voz del poeta /fragmento)
Imagen: Carlos (Un faro de tierra adentro, 1993)

domingo, 22 de noviembre de 2009

El más guapo


Ángela Rodríguez
Rostro nº 9
Lápiz sobre papel





-¿Guapo? A mi no me parece tan guapo. ¿Quién puede llamar guapo a un individuo corto de talla? Y no me extrañaría que no tuviera tanto dinero ni que fuera tan extranjero, como dicen. Además; le encuentro algo, no se el que, mas bien desagradable. No se… Yo creo que no es buena pieza… Y sin él, lo pasábamos bien…
A Fanni, que no había apartado ni un momento los ojos del forastero, se le escapó aquí un leve suspiro y ni supo que le estaba diciendo.

viernes, 13 de noviembre de 2009

Jaca: antigua calle del Deán


Damián
Calle del Deán







Hasta hace unos pocos años, este era el aspecto que ofrecía, en su último tramo, el que desembocaba por un arco en la plaza de la Catedral, la calle del Deán. Era la última de todo el casco urbano que mantenía intacto su trazado medieval. Ya no queda ninguna.

sábado, 31 de octubre de 2009

Desolado amor

Patria surcada, juro que en tus cenizas
nacerás como flor de agua perpetua,
juro que de tu boca de sed saldrán al aire
los pétalos del pan. Malditos sean,
malditos, malditos los que con hacha y serpiente
llegaron a tu arena terrenal, malditos los
que esperaron ese día para abrir la puerta
de la mansión al moro y al bandido:
¿Qué habéis logrado? Traed, traed la lámpara,
ved el suelo empapado, ved el hueso negro
comido por las llamas, la vestidura
de España fusilada
            Malditos los que un día
no miraron, malditos ciegos malditos,
los que no adelantaron a la solemne patria
el pan sino las lágrimas, malditos
uniformes manchados y sotanas
de agrios, hediondos perros de cueva y sepultura.

Pablo Neruda (Maldición)

Imagen: Amón Non (Desolado amor)

domingo, 25 de octubre de 2009

Mujeres, utopías y otras inquietudes

Los hombres guapos son egoístas, engreídos y superficiales.

Los hombres que pueden presumir de ser buenas personas, son siempre feos.

Los hombres guapos y de buenos sentimientos, son homosexuales o están tan amarrados que resultan una causa imposible.

Los hombres guapos, libres, modestamente buenos y razonablemente hombres, creen que no somos lo suficientemente guapas para ellos.

Los hombres buenos y modestamente guapos, no tienen dinero o si lo tienen; tienden a pensar que este es el motor de nuestros sentimientos.

Los hombres guapos y sin dinero, han puesto sus ojos en el nuestro.

Los hombres sensibles a nuestra belleza personal, prudencialmente buenos y ricos, son unos cobardes o unos tímidos que nunca tomarán la iniciativa.

En definitiva: Los hombres modestamente guapos, relativamente ricos, razonablemente heterosexuales, aceptablemente valientes, suficientemente sensibles a nuestros encantos, medianamente buenos y admisiblemente inteligentes; puede que, al final, resulten estar perdidamente enamorados de una lagarta que no les hace caso, o simplemente; puede que no existan.

En este estado de cosas… ¿Cómo lidiar con ellos o como dejar de hacerlo?

lunes, 19 de octubre de 2009

Jimmy, El Toro


Ángela Rodríguez
"Rostro nº 8"
Lápiz sobre papel





Cada mañana, no demasiado temprano, saltaba triunfante a la calle para reanudar su vida. Muy seguro de que nadie, ¡jamás! vendría a negarle nada. Hombre él, el Único, el dueño incontestable…



sábado, 10 de octubre de 2009

El Diablo, tú y tu ángel de la guarda

Amón Non
"Tres personajes esenciales"
Acuarela y pastel sobre papel


¿Eres capaz de fijarte por ti mismo tu bien y tu mal y suspender sobre ti la ley de tu propia voluntad? ¿Eres capaz de ser tu propio juez y el guardián de tu propia ley?

Nietzsche

viernes, 2 de octubre de 2009

Samaritana

Amón Non
tinta sobre papel

Ya agonizando el presente mes me siento al fin
enfrente de un papel para escribirte justo hasta
la piel aunque no entiendas lo que te diré
Probablemente no te acordarás ni de mi nombre ni
el de aquel café donde borracho con mi soledad
casi en la puerta te paré y te hablé tú me
miraste y me dejaste hablar no preguntaste, yo no
pregunté después salimos juntos desde el bar
para andar toda la noche al revés Probablemente
no sabrás jamás que nunca fuiste foto de carnet
que tu mayor palabra fue callar y fue la mía
amarte, mujer. Porque yo te amé aquel anochecer
que fuiste el cuenco donde yo dejé mi soledad de
atrás de antesdeayer, mis viejas penas y el
primer deber. Tuvo tu casa vocación de hogar y tu
mayor victoria fue saber que siempre fuiste algo
que olvidar de cualquier hombre y en cada café. Y
fuiste el puerto del que yo partí y fuiste el
muelle donde decanté todos los besos que pude
fingir todos los sueños que nunca encontré No
fuiste una, fuiste la mujer, que bautizó mi nuevo
amanecer me diste agua, me hiciste café... yo no
recuerdo ya ni si te pagué. Eres la caja fuerte
del amor naciste para, desde, hacia el amor, eres
la amante fiel, la más, verdad, samaritana de la
libertad. Perdóname la versificación, de tu
recuerdo he hecho una canción, mi mala letra y
hasta ese borrón, perdona el tono y el vocablo
"amor". Probablemente no supe explicar lo que he
guardado bien, bien, bien, bien a tu pesar y que
intenté, intenté poner en un papel en Madrid y
agonizando el presente mes

Patxi Andión, Samaritana

sábado, 26 de septiembre de 2009

Cartas para Nicanor - el buen ateo

Ciudad, a 11 septiembre de 2009

No quiero contradecirte esta noche, Nicanor. Soy consciente de lo que eres, de lo que representas y de que hablas así para animar los tuyos en estos momentos que consideras tan difíciles. ¿Cómo no voy a respetar esa circunstancia si al final, lo que dices, no es más que lo que se espera que diga un creyente? Mi objeción únicamente se dirige a tu infantil forma de entender a los ateos y al ateismo.

Los ateos, que al final no seremos muchos más que un puñado, menor aun que el vuestro, el de los ultra-católicos, pensamos que no existe un ser superior, creador de todas las cosas. Puedes adivinar pues, que no nos sintamos sus hijos, ni nos sintamos supeditados a su señorío y su majestad como tú, estimado Nicanor. Así que no puede ser posible que nos irrite la Luz de la hablas, ni el que sea proclamado el Evangelio por el mundo, ni tampoco que la Iglesia se haga grande otra vez, si esto no va a traer esta vez aparejado nuestro tradicional sometimiento. Nosotros, que no tenemos un decálogo propio, ni más nexo de unión que nuestra radical negación de lo divino, no extendemos nuestra verdad como lo hacen las religiones, ni nuestro afán es procurar el mal, sólo creemos en la libertad de la conciencia.

Si como dices, hay millones, que llamándose ateos a si mismos, manipulan vuestra palabra para ridiculizar a vuestro Dios y para anunciar versiones extravagantes sobre su naturaleza, harás bien en llamarlos enemigos, pero no en llamarlos ateos. Esos son creyentes por más que sean anticlericales o anticristianos. Son creyentes por más que lo nieguen y aun que lo desconozcan ¿Quién puede saber en quien creen? Tal vez, ni muchos de ellos lo sepan, ni a muchos les preocupe saber. Tal vez sólo obren rectamente según el mandato de su Señor, o rectamente según el mandato de su manipulada conciencia, pero de una cosa puedes estar seguro, querido Nicanor; todos los que destruyen o han destruido a lo largo y ancho de la historia, mas de lo que construyeron, son destructores en mayor grado que creyentes o ateos.

Un saludo cordial

domingo, 6 de septiembre de 2009

No pude decir nada y se fue.

Damián
"Despedida"
Acuarela sobre papel

A pesar de sus palabras amorosas, yo no podía responder. Parecía que algo atravesaba mi garganta. Por un momento me sentí nuevamente un niño en mi añorada Europa. Después noté su cariñoso abrazo y oí su tierna mirada de despedida, pero no pude decir nada y se fue, mirándome, hasta que se perdió a lo lejos.

sábado, 29 de agosto de 2009

Solo somos lo que hemos sido siempre


Es muy posible que aunque usted viva convencido de pertenecer a la clase media española, esté, después de todo, muy equivocado. Verá:
-Un total de 18,3 millones de españoles perciben unos ingresos brutos mensuales inferiores a los 1.100 euros, lo que representa el 63% de los trabajadores que desarrollan su actividad en España.
-En España existen 16,7 millones de asalariados que perciben un sueldo bruto anual inferior a 13.400 euros, mientras que la retribución media nacional se sitúa en 18.087 euros brutos al año.
-En España cerca de 1,6 millones de empresarios y profesionales que obtienen unos ingresos mensuales inferiores a 1.100 euros brutos, lo que representa cerca de las tres cuartas partes del total de los trabajadores por cuenta propia.
-Las cuatro comunidades con mayor población de España concentran más del 60% del total de asalariados 'mileuristas'. Así, Andalucía se sitúa a la cabeza con más de 3,4 millones, seguida de Cataluña (2,7 millones), Madrid (2,05 millones) y Comunidad Valenciana (1,9 millones).
(Datos extraídos de un estudio realizado por técnicos del Ministerio de Hacienda)
Puestas así las cosas no parece una locura decir que el crecimiento económico de los últimos años no nos ha hecho más ricos. Lo cual nos lleva a pensar que si los trabajadores no somos más ricos es por que la riqueza generada ha ido a parar a manos de otros que no pertenecen a la clase trabajadora. Es decir; seguimos siendo los de siempre, solo que ahora seducidos por los encantos del capitalismo y encadenados a la máxima de mantener, por encima de todo, un status que ni tenemos ni disfrutamos.

miércoles, 26 de agosto de 2009

El precio de la verdad

Cierto tipo, del que ahora no recuerdo su nombre, dijo una vez; “la verdad os hará libres”. Lo cierto es que probablemente tenía razón, pero se le olvidó añadir, por que él era muy de prontos y se pasaba con facilidad de una cosa para otra, que quien proclamase dicha verdad se ganaría la antipatía de sus semejantes. Lo cual es todavía más seguro que lo primero y le habría dado la totalidad de la razón. Pero no lo hizo. No añadió nada a tal afirmación. Por eso a nosotros, que somos tan nuestros para estas cosas, nos quedó una duda corrosiva. Por eso hemos tardado tanto en sopesar todo lo positivo y lo negativo de utilizar la verdad como tarjeta de visita. Por eso, se puede decir ahora, por primera vez y sin miedo a equivocarse demasiado, que la verdad nunca merece la pena. A fin de cuentas, el Estado ya garantiza la libertad y a nadie le cae bien un aguafiestas por mucha razón que lleve. ¿Verdad?

sábado, 15 de agosto de 2009

¡Oh, cielos!

Zaipi
"Carretera secundaria"
lápices de color

Sintió una mano atrevida que exploraba… y en seguida que su propia carne le hacía traición. Sintió que los soles se le adherían por todo el cuerpo.... Incendiándolo. Y no pudo más. Abrió los ojos.

sábado, 8 de agosto de 2009

Observaciones sobre esta partida II


Amón Non

Comprenderás, después de todo, que en este juego no caben reglas ni previsiones. Será nuestra partida una excepción. Será nuestra historia, de aquellas pocas que aun a sabiendas de su triste final, continúa teniendo sentido. Juego hoy y sobre el tablero apuesto mi vida y mi alma. Se que voy a perder, por que no puedo ganar, por que todos los movimientos los decides tú, pero no importa. Cuando todo acabe no esperaré nada.

sábado, 1 de agosto de 2009

Siempre te recuerdo, viejo










Ángela Rodríguez
"Rostro nº 12"
lápiz sobre papel


Cada surco en la piel será una ruta de acceso, un camino sin regreso y de retorno a las riberas del ocaso. Cada hueco heredero de un antiguo diente será un nuevo jalón hacia la nada. La mirada ya sin luz será el espejo del iris. La savia seca, cuarteada, de los labios, se tragará la carne a grietas. Como maligno hueco negro sideral en epidermis propia, succionaré mi vida, impotente, sin desearlo; y cual remiendos oscilarán al viento las hebras desteñidas de mi pelo y de mi pensamiento. Cada mancha en la tez, cada nuevo síntoma de colgajos ocupando el espacio de lo que antes fuera la tersura del cuello, de los brazos, y de mi cuerpo todo, será una huella sólida de la cercana evidencia del hasta siempre y la repatriación al polvo. Laxitud será lo que antes fue virilidad, el abandono ocupará el espacio de antiguas compañías. Un olor a objeto antiguo envolverá mi atuendo, se pondrá el tiempo amarillo sobre mi fotografía y entonces ya estaré listo para comenzar el viaje a la utopía.



Miguel Hernández

martes, 28 de julio de 2009

Éneo

Por lo que respecta a sus huesos, unos pretendían que pertenecieran a un hombre, lo que probaba la existencia de una extinta raza de gigantes de bronce. Otros afirmaron sencillamente reconocer los restos mortales de una deidad que sufrió tormento. Pero el pueblo, que en dos minutos se arremolinó en torno a los doctores extranjeros, sólo guardó un sentido silencio.

Imagen: Zaipi (1993)

lunes, 20 de julio de 2009

Felicidad

¿Hasta cuando vamos a seguir creyendo que la felicidad no es más que uno de los juegos de la ilusión?

Frase: Julio Cortazar

Imagen: Ángela Rodríguez (1999)

sábado, 18 de julio de 2009

Observaciones sobre esta partida

Recibo en audiencia a mis fantasmas, pero ninguno acierta a preguntar por mi posición en el tablero. Yo siempre estuve seguro de moverme a paso de caballo, para no darme de frente con la vulgaridad, lo reconozco, para abrirme paso entre la multitud y también, como no, para tomarme, ni revuelto ni agitado, un lingotazo de libertad. De libertad condicional, claro está. La verdad es que tengo dudas razonables y nadie me aclara esta cuestión.

Imagen: Amón Non 1989

miércoles, 8 de julio de 2009

Jaca desde el río Aragón

Aquel día amaneció sin nubes. Hacía viento y apenas quedaba nieve sobre los campos. Recuerdo a un caminante, octogenario e infatigable conversador, que me hizo compañía; me habló de la ciudad, de su condición de cuna del Reino de Aragón, de su gran ciudadela, magníficamente conservada, pero mal situada estratégicamente a causa de la especulación inmobiliaria del siglo XVI, de la sublevación de los capitanes Galán y García y del consejo de guerra, presidido por el general Franco, que les condenó a muerte, de una bomba de la aviación republicana que en enero de 1937 mató a un vecino mientras trabajaba en el campo, apenas a cincuenta metros de donde nos encontrábamos nosotros… ¡En fin! Apasionante, pero hacía tanto frío aquella mañana que me dolían los dedos y no sentía las orejas ni…

Imagen: Damián (Acuarela sobre papel, 2003)

jueves, 2 de julio de 2009

Romance anónimo


Nunca más secaré mis lágrimas si nunca más podremos despertar juntas.
Imagen: Zaipi (La espiral de la ternura / Dos mujeres, 1998)

viernes, 26 de junio de 2009

Homo creator

La verdad es que el pobre Dios fue creado en medio de un caos inaceptable. Tanto fue así que aprovechó un descuido, aun estando incompleto, para apropiarse del Universo. Se emborrachó como nunca se había emborrachado, cantó boleros hasta el amanecer y para frotarnos por la cara su poder de mago, se meó, como un perro sarnoso, en el árbol de nuestros miedos.

Imagen: Amón Non (Homo Creator, 1996)

jueves, 25 de junio de 2009

El hombre que había sentado en mitad del páramo


El hombre que había sentado en mitad del páramo, me observaba desde hacía un rato haciendo visera con las manos. Caminé hacia él.
-Me persiguen –le dije – ¿Hacia donde debo ir?
-No puedes huir más. Has llegado al Fin del Mundo –respondió
-Pero… Darán conmigo. Me pisan los talones.
-No debes preocuparte por eso. No llegarán hasta aquí
-Entonces… ¿Me puedo quedar?
-Puedes quedarte, si lo deseas. Esta tierra no tiene dueño
-¿Y tu?
-Yo no soy dueño de nada
-Entonces, me quedaré. No te molestaré
-Te lo agradezco, aunque podrías hacerlo. Eres mucho más fuerte que yo; nadie te lo impediría. Aquí no existe la ley y mucho menos la justicia
-Tampoco hay árboles, ni animales, ni hierba… ¿De que viviré?
Me miró largo rato -Tampoco hay horizonte –dijo al fin- ¿Te has fijado? Muchos vinieron, antes que tú, y algunos murieron buscando el horizonte. Absurdo. No puede haber mundo más allá del Fin del Mundo. Cualquiera puede comprenderlo
-¿Y los otros? ¿Qué fue de los que no murieron buscando el horizonte?
-Regresaron. Prefirieron entregarse a sus perseguidores, que seguir aquí, bajo este sol cegador…
-¿Y tu? ¿Por qué no te entregas, ni mueres como los demás?
-¿Yo? Todavía no se que debo hacer. Por el momento me alimento de libertad -se acomodó sobre la roca en la que descansaba -Creo que al final, también yo partiré en busca del horizonte.
-Pero, morirás. Tú lo has dicho.
-Quien sabe si es esa una muerte tan cierta

viernes, 19 de junio de 2009

No es verdad




No es verdad. No ocurrió nunca. Lo soñé un día de madrugada
Imagen: Damián (Acuarela sobre papel, 2004)

sábado, 6 de junio de 2009

A propósito de Utopía


… y aparecieron los críticos y muchos los llamaron reaccionarios. Y gritaron tanto que hubo que emplear la fuerza para callarlos, pero a pesar de todo, se extendieron por todas las provincias con rapidez y algunos aun les llamaron reaccionarios. Un día propusieron la Revolución, y el pueblo les siguió, y entonces se llamaron liberadores y caminaron hacia la capital gritando; muerte al represor. El pueblo, en extasis, les vitoreó, y al final de la lucha instauraron un orden más justo. Se hicieron nuevas leyes a las que llamaron Justicia para salvaguardar aquel nuevo espíritu por muchos años y se educó al pueblo en su justa medida. Entonces volvió el hambre y aparecieron los críticos y muchos los llamaron reaccionarios. Y gritaron tanto que hubo que emplear la fuerza para callarlos…

jueves, 4 de junio de 2009

Eso será


Se multiplican los blogs, las redes sociales, los foros… ¿Será la manifestación de la frustración en que vive el ciudadano? ¿Será que el hombre moderno ha desarrollado un irreprimible deseo de comunicación? ¿Será que la evolución ha dado con un nuevo ser tan abnegado que regala al mundo su obra, su esfuerzo y su pensamiento, sin recibir nada a cambio? ¿Será cosa de la autoestima?

Imagen: Forges

domingo, 17 de mayo de 2009

El gran silencio

Junto al mar nos olvidamos de la ciudad. Las campanas tocan el avemaría con un sonido fúnebre aunque dulce en esta hora crepuscular. Aguardad un poco más. Todo se encuentra ahora en silencio. Se extiende el mar pálido y brillante. No puede hablar. A esta hora de la tarde, el cielo representa su eterno papel, revestido de rojos colores, de tintes amarillentos y verdosos. Las rocas y arrecifes que se precipitan en el mar como tratando de encontrar un lugar más solitario, tampoco pueden hablar. Hay una intima quietud. ¡Que hermoso y que cruel es este gran silencio que nos sorprende repentinamente! ¡Que doblez encierra esta belleza muda! Si quisiera, ¡cuantas cosas diría y qué malas serían estas cosas! Su lengua y la doliente felicidad que hay impresa en su rostro no es más que malicia para burlarse de su compasión. ¡Que así sea! No me avergüenza servir de risa a semejantes poderes. Pero yo te compadezco, naturaleza, porque te ha de hacer callar, aunque no sea sino la malicia lo que te hace enmudecer. Si, me apena tu malicia.

Mira cómo aumenta el silencio y cómo se oprime se espanta mi corazón ante una nueva verdad; tampoco él puede hablar; se ha puesto de acuerdo con la naturaleza para burlarse también. Cuando la boca trata de pronunciar palabras en medio de esta belleza, mi corazón disfruta con la dulce malicia del silencio. En medio de éste, la palabra y el propio pensamiento me resultan odiosos. ¿Acaso no escucho detrás de cada frase la risa y el error, la imaginación y la ilusión? ¿Habré de burlarme de mi compasión y de mi propia burla? ¡Oh mar! ¡Oh tarde! ¡Sois seres malignos!: enseñáis al hombre a dejar de ser hombre. ¿Habrá de abandonarse éste a vosotros y convertirse en lo que sois vosotros, algo pálido, brillante, mudo, inmenso, aquietado en sí mismo, elevado por encima de sí?


F. Nietzsche

Imagen: Amón Non (Por esta calle se va a mear usted, 1986)

miércoles, 13 de mayo de 2009

Venus


Luego que ambas llegaron al palacio,

Donde habitaba Paris el divino,

Fueron a las labores de su sexo,

Las doncellas de Elena, y la princesa

Subió a la estancia hermosa de Alejandro,

La risueña y brillante diosa Venus,

Tomó luego una silla para Elena,

Que colocó á la frente de la cama

De Paris el divino. Elena al punto

En ella se sentó; pero volviendo

Con desprecio los ojos a otro lado,

Le dio estas reprehensiones tan amargas:

>>¿Así estás ya de vuelta del combate?

>>¡Ojalá que domado por la mano

>>Del héroe que antes tuve por esposo,

>>Hubieras perecido en esta lucha!


Imagen: Carlos (Venus 1996)

domingo, 3 de mayo de 2009

Mujeres y sus nuevos sometidos

Siempre oí decir que si en el mundo mandáramos las mujeres el mundo sería algo mejor, por que las mujeres somos más sensibles y más compasivas que los hombres. Como mujer que ha sufrido, igual que todas, no pocos prejuicios machistas, me parece que en la actualidad existe por nuestra parte un cierto revanchismo histórico.  Una especie de paranoia colectiva que nos mueve a entender, por que así nos han dicho que debíamos entenderlo, que las nuevas leyes, mas favorables para la mujer que para el hombre, no son otra cosa que normas emanadas de la justicia natural. Yo creía que el hecho de haber sido históricamente víctimas, serviría al menos para no repetir los patrones de conducta de los victimarios y ser más humanas que ellos. Por eso, si históricamente el sexo masculino nos ha sometido a leyes injustas, nos ha discriminado y hasta ha escrito tratados filosóficos “demostrando” que éramos menos inteligentes, más débiles y desde luego menos racionales que ellos, no hagamos nosotras lo mismo. Antigua es la frase aquella de que el hombre es un lobo para el hombre, demostremos nosotras ahora que la frase no puede de ninguna manera tener su correlato en femenino. Esa sería, sin duda, la mejor de las venganzas. Una cosa es que se intente compensar la desventaja histórica que hizo que nosotras fuéramos unas parias durante siglos, y otra que una acepte alinearse irreflexivamente con aquellos que gratuitamente, o casi, se han erigido en defensores y garantes del eterno predominio femenino.

jueves, 23 de abril de 2009

Retrospectivo existente


Me registro los bolsillos desiertos
para saber dónde fueron aquellos sueños.
Invado las estancias vacías
para recoger mis palabras tan lejanamente idas.
Saqueo aparadores antiguos,
viejos zapatos, amarillentas fotografías tiernas,
estilográficas desusadas y textos desgajados del Bachillerato,
pero nadie me dice quién fui yo.
Aquellas canciones que tanto amaba
no me explican dónde fueron mis minutos,
y aunque torturo los espejos
con peinados de quince años,
con miradas podridas de cinco años
o quizá de muerto,
nadie,
nadie me dice dónde estuvo mi voz
ni de qué sirvió mi fuerte sombra mía
esculpida en presurosos desayunos,
en jolgorios de aulas y pelotas de trapo,
mientras los otoños sedimentaban
de pálidas sangres
las bodegas del Ebro.
¿En qué escondidos armarios
guardan los subterráneos ángeles
nuestros restos de nieve nocturna atormentada?
¿Por qué vertientes terribles se despeñan
los corazones de los viejos relojes parados?
¿Dónde encontraremos todo aquello
que éramos en las tardes de los sábados,
cuando el violento secreto de la Vida
era tan sólo
una dulce campana enamorada?
Pues yo registro los bolsillos desiertos
y no encuentro ni un solo minuto mío,
ni una sola mirada en los espejos
que me diga quién fui yo.
Poema: Miguel Labordeta
Imagen: Amón Non (Autorretrato 1989)

sábado, 18 de abril de 2009

Se nos muere el paraiso


Tuvalu nació pobre y olvidada en el medio del Pacífico Sur. Su nombre apenas ganó cierta resonancia en el 2004 cuando llamó la atención que un país tan pobre abonara un cánon elevado y enviara a un representante a la Comisión Ballenera Internacional para que vote a favor de la caza de ballenas realizada por Japón. Todos sospecharon entonces que el cánon y el viaje fueron pagadas por las pesqueras japonesas a cambio de pequeños favores y en un intento por obtener la mayoría en una penosa elección, después de todo, Tuvalu es un país. Un país que está siendo evacuado ante la irremediable invasión del mar.

Mientras tanto, todos los gobernantes del mundo se reúnen para tratar el teórico calentamiento global. Una teoría inquietante que indicaría que, ante el cambio de clima los hielos polares se derretirán aumentando el volúmen de agua de los océanos que invadirán las tierras costeras. Evitarlo significa invertir demasiado dinero y ¿qué gobernante del mundo estaría de acuerdo en gastar tanto dinero en algo que tal vez, va a pasar muchos años después de que su propio mandato termine o incluso, de que su propia vida termine?. Piensan que es un problema a futuro y que la gente del futuro lo arreglará a su debido tiempo.

Pero en Tuvalu el calentamiento global aprobó su examen práctico: las aguas invaden la isla a paso acelerado demostrando que el futuro es hoy. Poniendo de manifiesto que lo que antes ocurría en una era geológica hoy ocurre en el término de una vida humana. Tuvalu es el primero de la lista, el más notorio. Le seguirán otros, muchos kilómetros de costa irán desapareciendo si el proceso no se detiene a tiempo. Tuvalu es el aviso, el ejemplo, la demostración de lo que viene. Sin embargo Tuvalu permanece anónimo y desconocido. La prensa del mundo entero parece ignorarlo, después de todo el Apocalipsis carece de popularidad.

Tuvalu pronto será un nombre sonando en el vacío del viento, susurrado como en secreto, como algo que nunca pasó. La historia lo recordará como el primer país en desaparecer pero no el único. Mientras tanto la humanidad mira para otro lado; prefieren no darse cuenta de que las predicciones científicas se hicieron realidad y que la aterradora teoría ya está demostrada. Todos los gobernantes del mundo prefieren ignorar, todos salvo uno, el gobernante de Tuvalu que, sentado sobre una solitaria piedra de lo que fuera una playa, solloza y se da cuenta de que ya no hay un país que gobernar.

 

"No se puede defender lo que no se ama y no se puede amar lo que no se conoce"

http://www.barrameda.com.ar/secretos/tuvalu.htm

viernes, 10 de abril de 2009

Soy tonta


  1. Es sabido que las tardes de los domingos conducen indefectiblemente al aburrimiento. En mi caso; el aburrimiento siempre transmuta en una profunda tristeza, y todo ello sin que pueda hacer nada para remediarlo. Estoy mas que acostumbrada; en realidad me ocurre desde niña, así que intento no dramatizar cuando la escapada de fin de semana se frustró, cuando Alfonso (mi marido) se negó a salir a comer, cuando ninguna de mis amigas cogió el teléfono y cuando la televisión se me antojó mas infumable que nunca. En momentos así, siempre recurro a lo mismo; tumbarme, cerrar los ojos, ponerme una música (con cascos; unos antiguos y grandotes que son los que mejor aislan a una de Pepe Domingo Castaño) y pensar. El remedio no es gran cosa, lo se, pero es lo mejor que se me ha ocurrido jamás. Alguna vez he hecho a los demás participes de mi particular suplicio: según Inés (una gran amiga) es algo muy natural que nos ocurre a todos, según Alfonso y mi hijo soy una tonta sin imaginación, según Genma (el mejor hombro del mundo) pienso demasiado poco en mí y no me permito nunca hacer lo que deseo hacer. Naturalmente Genma es la única que tiene razón, y aunque seguir sus consejos no me garantizaría la superación mis crisis dominicales, al menos resultaría gratificante saber que soy la única responsable de ellas. Dando vueltas a esta idea, precisamente un domingo por la tarde, llegué a varias conclusiones desoladoras: 1) Perdí la juventud y malmetí mi vida buscando a la persona perfecta, esa con la que compartir todas las parcelas de la vida: el sexo, las aficiones, los proyectos, que además sea nuestra mejor consejera y nuestro paño de lágrimas cuando vengan mal dadas. 2) Tal dechado de virtudes no existe; pues el que es una fiera en la cama es también un ojo alegre que corre detrás de todo lo que lleve faldas. Aquel que parece nuestra alma gemela, se revela con el tiempo como un vago de siete suelas al que le molesta nuestro éxito profesional. Y no digamos nada del santo que aguanta todas nuestras neuras, nos ama con indesmayable pasión y mataría por nosotros, es más aburrido que chupar un clavo. 3) Hay que ser realista, esto es lo que hay y más vale no hacerse películas. En otras palabras, la persona que amamos no tiene ni la mitad de las virtudes que le atribuimos y más pronto que tarde empiezan a notarse sus carencias. 4) A medida que nos vamos haciendo viejos, afortunadamente, seguimos enamorándonos, pero ya sabemos que todo es una idealización, de modo que cada vez resulta más difícil encontrar alguien potable. Ante este panorama, la solución era obvia: procurarse una persona como pareja estable, otra con quien compartir inquietudes intelectuales, una tercera para las confidencias más íntimas y hasta una cuarta para la cama, si es menester. Además, con este sistema se acabaron las neuras existenciales porque lo que no te da uno te lo da otro. Tengo la edad y la experiencia suficiente para saber a lo que juego y lo que me juego, poseo independencia económica y un nivel cultural suficiente para moverme por el mundo. Así las cosas, se podía decir que había dado con mi piedra filosofal, pero antes de dar forma definitiva al proyecto, quise estudiar todos los aspectos internos y externos, repercusiones, contraindicaciones... Por ejemplo: ¿Que le parecería a mi madre? Me despellejaría viva ¿Y a mis amigas? Dirían que me había vuelto loca y luego muchas cosas más (unas envidiosas) ¿Y Alfonso? ¿Que diría él? Lo pensé durante toda la semana. Alfonso montaría en cólera para entrar luego en un estado de postración desde el que reprocharme que había hecho lo único que siempre desee hacer. ¡Bueno! Nada muy grave y todo muy previsible. Ahora sólo quedaba por imaginar como sería mi nueva vida, de que forma afrontaría el nuevo día a día, situaciones y responsabilidades desconocidas para mí... Llevo mucho tiempo pensándolo y creo que no me sentiría bien. Me lo dice Alfonso; soy tonta.

domingo, 5 de abril de 2009

Mujeres y sus célibes fiscales


Separar el placer sexual del embarazo es, sin duda, una obsesión que ha acompañado a la humanidad a lo largo de la historia. Hoy, que la superación de muchos de tabúes, la educación generalizada, o casi, al menos en Europa, y los sistemas sanitarios ya permiten que las mujeres planifiquemos en libertad nuestra vida sexual y en definitiva nuestro futuro profesional y material a corto y medio plazo, podría decirse que se ha alcanzado una vieja y legítima aspiración. Sin embargo, ahora que, por primera vez, la sociedad civil nos reconoce nuestro derecho a decidir, y hablamos con esto de un logro tal vez mayor, surgen, como por encanto, los reparos de algunas conciencias hasta ahora adormecidas, y aun hoy insensibles antes otros dramas. El desencadenante no ha sido el aborto en sí, y no hablaré de cifras ni de situaciones concretas, si no el reconocimiento de la libertad femenina. Ante tal situación, se levantaron los que siempre se proclamaron indispuestos contra la vagina y vociferaron tratando de imponer su autoridad moral, no reconocida de facto. Esgrimiendo, desde su masculinidad, su soltería y su anormal condición de célibes; inconsistentes tesis en defensa del no-nato y negando, de eso se trató siempre, derechos y libertades.

sábado, 4 de abril de 2009

Y ahora que el muro se cae; ya no estamos tan cerca


Me tumbé en la arena con lágrimas en los ojos. Estaba borracho, pero, pese a todo, recordé haber jurado que no pensaba regresar solo. Encendí otro cigarrillo bajo las estrellas. No había luna y la brisa olía a orina, a desagüe y también a mar. Dejé rodar la cabeza hacia un lado y vi el mostrador. El barman conversaba tranquilamente con un par de ancianos, quizá pescadores, que me observaban sin disimulo. Hice un esfuerzo por apurar el contenido del vaso y, a duras penas, me puse en pie.

-Adiós –dije antes de alejarme, pero no obtuve respuesta.

Primero caminé hacia el mar, luego hacia unas voces que jaleaban. Cruce bajo un arco de piedra. El suelo estaba ahora adoquinado y no había luz. Entonces reconocí su risa y el corazón me dio un vuelco. Corrí hacia ella; sólo, quería abrazarla, besarla y rogarle que volviera, pero tropecé y caí al suelo. Me herí la barbilla y las manos; sangraba. Avance de rodillas, vi un resplandor y seguí avanzando. Allí la encontré; junto al viejo muro en ruinas, en pie, desnuda y apenas iluminada por la luz de un fuego casi extinguido. Parecía en trance; se reía y danzaba, y giraba lenta sobre si misma mientras hacia molinos con los brazos. A su alrededor, sentados en el suelo, cuatro hombres, casi muchachos, aplaudían y coreaban muy excitados. Palmeaban sus nalgas, magreaban su sexo y sus senos; a veces con tanto ímpetu que a punto estaban de derribarla y entonces todavía se excitaban más y aun crecían la ovación y las palmas. Pero ella, parecía ajena a este mundo. Solo se reía y giraba y giraba dentro del círculo, mientras una fina banda de color azul se abría paso en el horizonte.


Imagen: Ramón Ventura Non (Amón Non) 2004

jueves, 19 de marzo de 2009

Solo se escucha tic tac, tic tac, tic tac

En la soledad de casa solo se escucha tic tac, tic tac. Con el bullicio del pequeño ni siquiera me oyen.

Tengo miedo, hace días que no veo a mi hermana o por lo menos no viene a mi lado.

Mi madre calla, se escucha su respiración mezclada con mi tic tac: me mira y corre a la habitación con un vaso de agua. Un frasco de pastillas, una cucharada, un médico, otro médico, la enfermera.

Otra vez se juntan las manecillas: es media noche. Mamá clava sus ojos en mí. Papá acaba de morir.

Ahora descansaré, ya no se ocupará de mí. Mamá clava sus ojos en mí como si…

En la soledad de casa solo se escucha tic tac, tic tac, tic tac


Imagen: Damián 1999

sábado, 7 de marzo de 2009

El joven pensador

Hoy te parece equivocado lo que ayer aceptabas como cierto. Intentas apartarlo y, con ello, sentir que triunfó la razón. Sin embargo, antes eras otro, como todos. Y, tal vez, necesitarás ese error tanto como hoy necesitas tus verdades. Era como una piel que escondía lo que no tenías permitido ver.

Friedrich Nietzsche

Imagen: Carlos

sábado, 28 de febrero de 2009

¿Te acuerdas?


- ¿Te acuerdas de Andrés? Estudiaba arquitectura y estaba siempre pelado. En vacaciones trabajaba de camarero en el Kremlin ¿Te acuerdas? ¡Que tiempos! ¡Eh! ¿Cuánto ha pasado? …da igual.
Belén me mira en silencio.
- Ayer le vi. Hacia por lo menos… no lo se. Desde entonces… Ha engordado y está casi calvo. Creo que tiene dos hijos. Me vio y cuando le iba a hablar volvió la cabeza. Me hubiera gustado saludarle y… No se. Con los buenos ratos…
Belén me sigue mirando en silencio. Seguro que se acuerda de todo y se acuerda de mi y de todo el mundo, pero ya no hay recuerdos que la emocionen. Gira una rueda y pone la silla de cara a la ventana.
¡Coño! Si está granizando.

Imagen: Zaipi (1992)

viernes, 27 de febrero de 2009

Recuerdos de la casa Oriente

Añoranza ligada a travesías, cargamentos de especias y sedas. Aledaños, ojos taciturnos precipitados contra el azul del cielo. Moteado de barcos de pesca y la raya fina entre el río y el cosmos. Desde ese punto ya se vuela hacia el interior maduro del pensamiento.

Quizás todo ocurre por que el enclaustramiento es voluntario


Dibujo: Amon Non

viernes, 20 de febrero de 2009

Otra historia africana

Sucede que me cansó de ser hombre.
Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
navegando en un agua de origen y ceniza.

El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.
Sólo quiero en descanso de piedras o de lana,
sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
ni mercados, ni anteojos, ni ascensores.

Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre.
Sin embrago sería delicioso
asustar a un notario con un lirio cortado
o dar muerte a una monja con un golpe de oreja.

Poema: P. Neruda
Dibujo: Amon Non

sábado, 7 de febrero de 2009

Gota a gota





No hay que ser niño para entender porque Sauda se está riendo. A los seis años no se sabe por que se lleva marcada en el rostro la tragedia


Acuarela de Damián (2002)