Translate this site

sábado, 12 de agosto de 2017

Alfonso XIII, el sicalíptico


Antes de empezar a rodar, los productores hicieron un casting en el barrio chino de Barcelona, proceso de selección del que salieron las actrices protagonistas.

Las llamadas “sesiones golfas” mostraban películas subidas de tono en salas apartadas a horas intempestivas


Muchas de las modelos del rey habían sido sus amantes, damas más o menos respetables que habían aceptado posar atendiendo a los deseos lúbricos del monarca. Se cuenta que el rey atesoraba esas imágenes como preciados trofeos de sus conquistas.