Translate this site

martes, 31 de agosto de 2010

Si es víctima pulse 1, si desea victimario pulse 2



Orosia Sarasa
Öleo sobre lienzo


Cuando el último acto se consume, nada más caer el telón, ya no habrá escenario ni público y barajadas las unidades de tiempo restante, usted podrá elegir entre el infierno o el Infierno.
Puede acompañarse, eso si, con una música de fondo. Por defecto, se sugiere Albinoni pero también puede decidirse por los más clásicos Mendelsohn y Wagner. Al fin y al cabo se trata sólo de darles gusto por última vez a sus fantasmas. No olvide que le acompañarán toda la eternidad.


2 comentarios:

Quijo dijo...

Cuando el último acto llega, ya no hay vuelta atrás.

Alamut dijo...

Esa odiosa decisión: decidir entre el infierno o el Infierno.... Ufff esas disyuntivas nos disminuyen tantito, nos consumen...
Besos