Translate this site

jueves, 29 de enero de 2009

Sin título conocido

Durante un verano entero, apareció cada tarde a la misma hora. Un día me dijo que se llamaba Nicole y otro que no tenía nombre. No la volví a ver.


Infinitas gracias a mi amigo Carlos por prestarme precisamente este cuadro. El sabe lo que digo.

6 comentarios:

Moony dijo...

Lo que no tiene nombre, dicen que no existe. Quizá sólo existió cuando se llamaba Nicole.
El cuadro es precioso.

Un saludo

Quijo dijo...

Quizá desapareció con su falta de nombre....quién sabe! Un abrazo!

Luc dijo...

Excelente imagen

Miguel Angel dijo...

Estupendo cuadro y fantástica historia sobre la misma..que cada uno eche su imaginación a volar.
Gracias por la visita y un saludo

mesadow dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

MARAVILLOSO