Translate this site

viernes, 25 de noviembre de 2011

¿Pero que coño he hecho mal?


Ya no puedo si no mostrar mi mas profundo pesar y confiar en que, más tarde o mucho más tarde, tu propia realidad te eche de ese letargo que te confunde. Ya se que empezaré a recomponerme cualquier día de estos ...una víscera por aquí...un miembro por allá..., pero entre tanto me subleva la idea de no haber tenido siquiera la ocurrencia de experimentar nada más allá de ti. A priori nunca imaginé que mi sumisa me llegaría tan adentro como para echar estas raíces tan profundas en mi propia materia. Ahora tendré que seguir el camino con el corazón malherido, sin un coño que llevarme a la boca, sin mas muñecas que esposar, sin ojos vendados, sin culo que azotar. Es tan descorazonador a mi edad... Nuevamente a la recherche du temps perdú...y no puedo dejar de preguntarme ¿pero qué coño he hecho mal?

Imagen: Damián

2 comentarios:

aina dijo...

Interesante. No barajaba esa opción. No es fácil jugar tan profundo y no implicarse emocionalmente.

Felipe Postigo dijo...

Si e imperdonable también. Descuidar la retaguardia de esa manera... y a estas alturas...

Gracias aina