Translate this site

lunes, 8 de marzo de 2010

¿Tortura esto? ¿Pero que dice usted, hombre de dios?


Alberto Gonzales, asesor jurídico de la Casa Blanca, hizo llegar a Bush un memorando elaborado en 2002 por la Oficina de Asesoramiento Jurídico (OLC) del Departamento de Justicia en el que se señalaba el nivel de violencia necesaria, para que oficialmente se considerara tortura a los malos tratos contra los prisioneros.

"para alcanzar el grado de tortura, la naturaleza de los actos deben ser de una intensidad extrema [...] El dolor físico constituyente de verdadera tortura, debe equivaler en intensidad al dolor que acompaña a graves lesiones físicas, tales como insuficiencias de órganos, merma de las funciones vitales e incluso la muerte"
"Infligir algo menos intenso que ese dolor extremo, en términos técnicos, no constituiría tortura en ningún caso. Se trataría de un mero trato inhumano y vejatorio"
"Rescindir las convenciones reduce sustancialmente la amenaza de procesamiento penal en nuestro país bajo la Ley de Crímenes de Guerra"

Aprobada en 1996, la ley establece penas severas para las infracciones graves de las convenciones y la pena capital si el resultado es la muerte de la víctima

Gonzales fue nombrado Fiscal General y es probable que hubiera sido nominado para un puesto en el Tribunal Supremo, de no haber sido por que el electorado lo considero demasiado liberal.

2 comentarios:

Paco Alonso dijo...

Excelente post el que nos acercas en este día.
Es un placer acercarse a tú espacio.

Gracias por compartir.

Cálido abrazo.

Moony-A media luz dijo...

Caray... no sabía que hubiese que hilar tan fino. Si va a resultar que la tortura ni existe, son exageraciones.

En fin...